HOMBRES CON SINTOMAS DE EMBARAZO:

SÍNDROME DE COUVADE

Por: Dra. Frances Roulet

Doctora en Psicología

Maestra de UTESA

vozdelasaludmentaldehoy@gmail.com

A menudo no alcanzamos a observar y describir las reacciones físicas y emocionales que significa el recibir la información de vas hacer “PAPA”.  La mayor parte de las atenciones son dirigidas hacia la mujer por tener la dicha de estar embarazada y poder traer al mundo un nuevo ser humano. Pero cuando se regresa al mundo real, los hombres, escasamente hablan de sus temores, alegrías y reflexiones que le provoca la idea de ser “PAPA”, cuando deciden compartirlas demuestran tener mucho que aportar.

El embarazo biológico siempre es acompañado por cambios físicos y psicológicos en la mujer. No obstante, es muy extraño el escuchar y observar al futuro padre pasar por el proceso del embarazo. En ocasiones puede suceder que los hombres de las parejas embarazadas padezcan de lo que se conoce como el Síndrome de Couvade o Empollamiento.

El síndrome de Couvade proviene de la palabra francesa “couvar”, que significa incubar o criar. Este afecta algunos de los futuros padres durante este hermoso período de nueve meses de gestación en la mujer. Según las investigaciones científicas más recientes del 10 al 70 porciento de los esposos “gestantes” padecen de algún tipo de síntoma. Es decir, que 4 hombres aproximadamente visitan al médico por estos síntomas extraños en ellos.

Los síntomas extraños que pueden aparecer en ellos son:

  • Cambios de humor
  • Nauseas
  • Vómitos
  • Cansancio
  • Presión arterial baja
  • Calambres en las piernas
  • Dolores abdominales similares a las contracciones uterinas, entre otros síntomas.

Y, por lo general se presentan cada tercer mes de gestación y/o para la fecha cercana al parto, reduciendo los síntomas habituales en las futuras madres.

Existen diferentes teorías que intentan explicar este fenómeno en los hombres. Unas de las hipótesis que sostienen este síndrome es que estos síntomas se somatizan la ansiedad frente a los cambios complejos que implica la llegada de un hijo, la ambivalencia sentimental con respecto al embarazo o que se expresa la empatía hacia la compañera. No obstante, la importancia de la ansiedad que sufren los futuros papás, necesitan ser identificada pues se empiezan a poner en un posición en la cual comienzan a preocuparse por lo económico, lo que implica el ser responsable y sostener a otro ser humano. Mientras los hombres se dedican a complacer los deseos y antojos de su pareja en el proceso de gestación, ellos los manifiestan por igual no quiere decir que no haya aquellos que no los tengan. Pero, las manifestaciones de esta ansiedad en los hombres gestadores funciona como una ansiedad que se trata de calmar con el cumpliendo del antojo de su pareja; esta es una forma de calmar la ansiedad del varón.

No obstante, estos síntomas característicos de las mujeres embarazadas no son las únicas manifestaciones en los padres gestadores, pues las primeras investigaciones que analizaron el comportamiento hormonal de los hombres empolladores han arrojado conclusiones sugestivas. La Dra. Katherine Wynne-Edwards, del Departamento de biología de la Universidad Queens en Canadá postuló su hipótesis en la que estableció que las hormonas que mostrarían u comportamiento alterado serian las mismas, o al menos algunas de ellas, que las que varían en las mujeres embarazadas. Este estudio se llevo a cabo con 23 parejas con embarazos a partir de la decima semana de gestación hasta aquellas cuyos bebes tenían tres meses de vida. En algunos de estos hombres que se extrajeron muestras de saliva durante momento del parto. Así se encontraron alteraciones significativas en los niveles de prolactina, estradiol y cortisol de los hombres estudiados, principalmente en aquellos cuyas mujeres se encontraban en las últimas semanas de embarazo. También se encontraron bajos niveles de testosteronas en los hombres cuyos bebes habían nacido recientemente.

La investigación, también mostró que la prolactina aumenta durante las semanas previas al parto, que los niveles de estradiol se elevan desde antes hasta después del nacimiento y el cortisol hace un pico durante el trabajo de parto, aunque es relativamente más bajo que en los hombres que no están esperando un hijo.  También, por otro lado, se encontraron registros elevados de la prolactina en aquellos hombres que habían manifestado síntomas del Síndrome de Couvade o Empollamiento. En otro estudio previo realizado en conjunto con la Dra. Anne Storey, investigadora de la Universidad de Memorial de Canadá, ambas doctoras analizaron muestras de sangre de 34 hombres en el proceso de espera, ya habían encontrado niveles elevados (20%) de prolactina en hombres cuyas mujeres estaban a unas pocas semanas de dar a luz y alteraciones hormonales en todos los hombres estudiados, indistintos del momento del embarazo de sus parejas. Además, Dra. Storey descubrió que estos sujetos estudiados con más un aumento de la prolactina eran quienes mas y mas rápido respondían al llanto de sus bebes. Estas doctoras valoran como relevante el hecho de que las hormonas alteradas en estos hombres son aquellas que también experimentan variaciones en las mujeres embarazadas (la prolactina participa en la producción de leche, el estradiol es una forma de estrógeno y el cortisol está relacionado con el estrés).  El Síndrome de Couvade o Empollamiento, en la mayoría de los casos, desaparece una vez el bebe haya nacido.

No obstante, la realidad del asunto es que el hombre se identifica claramente con el proceso de embarazo de su pareja. Ahora es importante que les recuerde que el cuerpo humano y las emociones es una dualidad, y coexisten. Cada vez que aparece algo en el cuerpo, efímera o permanente, tiene incidencia en la psiquis o mente o emociones. Y cada vez que surge algo en la mente, emociones o psiquis, tiene también incidencia en el cuerpo. Por lo que se le recomienda a todos los “hombres gestantes” el dialogar con sus parejas, para que puedan entender un poco mejor las necesidades de sus esposas e identificar y separar sus necesidades de las de sus pareja.

About these ads